tortillita de acelgas Cuaresma

¡Qué me gusta la Comida de Cuaresma…! Receta de tortillita de acelgas

Se dice que vivimos de los recuerdos, y en mi caso, casi que como de mis recuerdos, porque la mayoría de recuerdos de mi niñez son olores y sabores de ollas y potajes de casas de mis abuelas.

Qué recuerdos cada vez que realizábamos con la familia ese viaje de Cádiz a La Línea y la recompensa al llegar a casa de los abuelos era correr al chinero para ver si había alguna sobra del medio día como croquetitas, pescaito frito o alguna tortillita de bacalao o acelga que sabían cómo si hubieran salido de una cocina con tres estrellas michelín. Nos lo tomábamos frío (nada de microondas) y esos eran como grandes chucherías para nosotros.

Ayer  rememoré con mi madre los clásicos platos que elaboraba mi abuela en Cuaresma: las fuentes de arroz con leche, las torrijas, los potajes de garbanzos con bacalao y espinacas, el guiso de alcauciles con chícharos y habitas…y como no, mi favorito: Las tortillitas de acelgas.

Os paso la receta. La realicé ayer y creo que me quedó una réplica muy digna de las originales

 

TORTILLITAS DE ACELGAS ESTILO de mi abuela de La Línea.

Los ingredientes necesarios:

Manojito de acelgas (sólo las hojas, se descartan las pencas)
1  Huevo
1  Cucharada de sal
1  Manojo de perejil
¼ Kg Harina de garbanzos /trigo (yo las mezclé)
1  Manojo de mejorana
2  Diente de ajos
Aceite de oliva

 

Cortamos las hojas verdes de las acelgas y las enjuagamos muy bien.

A continuación se cuecen con un poco de sal, cuando esté el tronquito blandito, se apartan y se escurren. Las picamos y las ponemos en un bol, junto con el perejil, la mejorana, los diente de ajos y la cebollita.

Añadimos un huevo batido y sal, parte de la harina de garbanzos y se echa agua (la misma que hemos empleado para cocer las acelgas) no mucha, hasta ver cómo queda la masa.

Se va echando la harina hasta que quede una masa no muy espesa que pueda freírse con abundante aceite, dejamos reposar.

Se hacen tortillitas de una cucharada sopera y finitas, esto se consigue aplastando la masa en la sartén, doramos por ambos lados en pocas cantidades, para que no se nos peguen unas con otras y en un papel de cocina dejamos que absorba el aceite sobrante.

Muy facilita y muy recomendable, sobre todo si no se quiere “pecar” en Cuaresma.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.