Reportaje sobre Alándalus Club en Cádiz Digital

Les presentamos a una empresa gaditana, Alándalus Club, focalizada en el objetivo de Productos naturales al alcance de la mano y del bolsillo.

En un mundo en el que el marketing y la distribución copan los más altos estratos de la cadena mercantilista, conceptos como saludable y natural tienden a escasear en las estanterías de nuestros supermercados o tiendas. Hoy les presentamos a una empresa gaditana que ha focalizado el objetivo de su empresa precisamente en eso. Productos naturales al alcance de la mano y del bolsillo.

La diferencia entre lo artesanal y lo fabricado, calidades aparte, suele ser la dificultad o facilidad para acceder a ello. Quién no disfruta de un buen queso Payoyo que solo se encuentra en los almacenes de un cabrero de Villaluenga, o de una miel natural o un aceite de olivos centenarios….

Pero claro, la producción a esa escala en minoritaria y con una distribución mas bien cercana. Ahí es cuando entra en escena Ana Gavira (Cádiz, 1983) con una idea excelente. Filóloga de vocación, con alma emprendedora y ex Delphi, inició sus estudios en Empresariales con la firme tarea de crear una empresa de captación de productos naturales de la provincia de Cádiz y Málaga (de momento) y su distribución tanto nacional como internacionalmente (que es dónde más demanda hay).

Ana se encarga de la búsqueda, contacto y testeo de los productos, ya que solo admiten los que sean 100% ecológicos y con la certificación CAAE tan demandada mas allá de nuestras fronteras, aunque aquí sea una absoluta desconocida. A través de la venta online se abaratan costes por lo que esos productos son rentables para sus productores y a la vez, económicos para sus consumidores. Además, solo aceptan productos que repercutan en desarrollo sostenible tanto del medio ambiente como de la economía. Son puros intermediarios con conocimientos de idiomas, aduanas, logística, burocracias administrativas y derecho internacional…. Algo que se ahorra el productor que sigue con sus cabritas en el monte, pero sin esos medios para exportar, y sin ganas de esos berenjenales.

Aparte, es de considerar la labor de proyección de la cultura y gastronomía andaluza en el resto de Europa. En su web www.alandalusclub.com uno puede hacerse su cestita al gusto sin dejarse en ella ni la salud ni el bolsillo.

Emprender en Cádiz no es fácil, es un largo camino que necesita perseverancia y decisión. Suerte a los emprendedores

Ir a Onda Cádiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *